Un fraude científico en la evolución humana

Durante esta semana en las clases del máster he visto en dos clases muy interesantes: cómo saber escribir un artículo científico y la ética que existe en torno a las publicaciones científicas. Muchos de vosotros tenéis una carrera investigadora importante y seguro que sabréis que en el mundo de la literatura científica existen artículos científicos que han sido plagiados, falsificados sus datos o que se han publicado por duplicado. En estos tiempos tan malos para la ciencia puede que la principal causa para llevar a cabo estas malas prácticas se deba principalmente a la falta de financiación en proyectos, que presionan al investigador a publicar por publicar y conseguir financiación sin tener en cuenta la posterior repercusión.

A continuación os voy a explicar un caso de fraude científico que pudo ser el mayor que hubo en el estudio de la evolución humana a principios del siglo XX y que me tocó exponer en clase:

Como bien decía, a principios del siglo XX la antropología cobraba más fuerza en Europa. El ser humano quería buscar las respuestas de la evolución del Homo sapiens y se llevaban a cabo excavaciones arqueológicas para encontrar la solución. Tanto en Alemania como en Francia, se empezaba a hablar de “neanderthal” y “cromagnon”. Las principales portadas de los periódicos europeos mostraban los avances científicos en esta materia.

Para contar esta historia hay que situarse en Inglaterra, donde en 1912 se dio a conocer uno de los mayores descubrimientos científicos que revolucionaria la antropología. Se había hallado el eslabón perdido que conectaba a los grandes simios con el humano moderno. El antropólogo Charles Dawson junto con Teilhard de Chardin fueron quienes descubrieron un cráneo con características simiescas y humanas en la población de Piltdown. La siguiente imagen muestra las características craneales de un chimpancé joven y adulto, un neanderthal y en rojo representa el cráneo del hombre de Piltdown.

Además fue bautizado como el Primer Inglés, y el nombre del nuevo homínido fue acuñado por Dawson como Eonthropus dawsoni.

Presentaron su gran descubrimiento al geólogo Arthur Smith Woodward, que trabajaba en el Museo Británico de Historia Natural. Éste se entusiasmó tanto que dio a conocer el cráneo a la comunidad científica. Sin embargo, el pobre no sabía que había sido engañado.

Durante 40 años la comunidad científica vivió en un engaño, cuando pensaban que habían dado con la clave del eslabón perdido de la evolución humana. La trama se fraguó en 1908 cuando Dawson y Chardin decidieron fabricar con un cráneo humano y una mandíbula de simio un nuevo cráneo, que ellos mismos enterraron y descubrieron en Piltdown. En ese mismo lugar se estaba llevando a cabo tareas de arqueología. Fueron muy astutos para que nadie se diera cuenta del fraude.

En 1949 surgió una prueba química para detectar la antigüedad de los huesos, se utilizaba el flúor como un marcador. Indicaba que cuanto más absorbiera el hueso éste, más tiempo había estado enterrado. Se comprobó que tanto el cráneo como la mandíbula eran modernos. Hubo un gran revuelo, pero no fue hasta 1953 cuando se descubrió que estos huesos fueron teñidos con compuestos químicos para envejecerlos y limados para darle una apariencia humana.

Por un momento, pensad en los investigadores de la época que estuvieron viviendo engañados durante 40 años, al pensar que se había descubierto algo novedoso. No me puedo imaginar las consecuencias de esas carreras científicas perdidas, además del desprestigio que sufrió la ciencia entre la población. Y como bien demuestra el siguiente artículo de la web Materia, pensamos que el fraude científico ha desparecido, pero ocurre todo lo contrario.

Anuncios

5 Respuestas a “Un fraude científico en la evolución humana

  1. Muy buen post Sergio 😉
    No conocía además este fraude. ¡Cuántos años duró!
    Realmente no entiendo esa forma de actuar. Para un investigador es mejor no llegar a ningún resultado relevante antes que engañar al resto del colectivo y por ende a la población en su conjunto. Además, si investigas, siempre llegarás a algún resultado. Lo que en un principio puedes pensar que es menos trascendente, puede llegar un día en que lo sea.

    De nuevo enhorabuena y gracias por el post.

    Nos leemos,
    Jesús

    • Muchas gracias :-). La verdad es que a mi también me sorprende mucho correr ese riesgo y presentar unos datos que no son. El viernes pude ir a una conferencia que dio Anthony Newman, editor de Elsevier y es muy sorprendente la cantidad de fraudes que hay en la literatura científica. Un saludo Jesús

  2. Hola! la información sobre el fraude del hombre de Piltdown no deja de ser preocupante aunque para ser sincero también me genera algunas risas cuando pienso no solo ése sino en otros fraudes que se han cometido en nombre de la ciencia, unos más disparatados que otros… hoy puedo decir que la historia no es que haya cambiado mucho a juzgar por algunos artículos sobre fraude científico que he tenido la oportunidad de leer, sobre todo en el campo al que me dedico, que es la Medicina. Muy buen aporte, gracias y saludos cordiales. Atte..Fernando

    • Gracias Fernando por tu comentario. Desgraciadamente parece que esto está a la orden del día, siendo el caso de fraude más famoso en el campo de la medicina el del científico surcoreano, quien dijo haber logrado la clonación de células madre embrionarias. Un saludo 🙂

  3. Si, es un caso de fraude científico bien conocido. En base a este fraude, muchos lo usaron para ridiculizar la teoría de la evolución de Darwin, al punto que se escribió un libro llamado Las monerías de Darwin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s